El lenguaje de la neurodivergencia.

Hoy en día va mucho más allá de las cucharas.

Llevo más de dos décadas padeciendo trastorno bipolar. A lo largo de mi vida, he estado en varios centros ambulatorios por mi enfermedad, así como en un internamiento involuntario durante unos días cuando estaba en la escuela secundaria. Llevo tomando medicación casi toda mi vida y, aparte de un periodo en la universidad en el que dejé de tomarla -que me gusta llamar «la juerga»-, he seguido mi régimen de medicación durante ese tiempo.

Una de las cosas que aprendes cuando investigas sobre las enfermedades mentales y la cultura de la neurodivergencia (sí, existe una cultura para ello) es que hay un montón de palabras y frases divertidas que utilizamos para describirlas. Estos fragmentos de lenguaje pueden ser universales (por ejemplo, la teoría de la cuchara) o propios de un grupo concreto (mis amigos se refieren a los brotes de depresión y ansiedad como «comadrejas cerebrales»).

neurodivergente que es
Cabeza cortada en papel con piezas de rompecabezas en el interior. Problemas de salud mental, psicología, memoria, lógica, proceso de pensamiento, solución, concepto de enfermedad menta

La Teoría de la Cuchara existe desde hace bastante tiempo: se formuló por primera vez en 2003, así que este año cumple 20 años, si te lo puedes creer. Para los no iniciados, la Teoría de la Cuchara describe la vida diaria de alguien con una enfermedad crónica en términos de algo tangible – en este caso, cucharas.

Mientras que alguien sin una enfermedad crónica tiene un número casi ilimitado de cucharas, los que padecemos una enfermedad de este tipo tenemos un número mucho más limitado de ellas, y cada actividad que hacemos requiere una cuchara. Imagínese que tiene cinco cucharas para usar en un día, pero ducharse usa una, vestirse usa una y conducir hasta el trabajo usa otra. Cuando llegas al trabajo a las 9 de la mañana, ya has gastado tres de tus cinco cucharas, pero aún te queda un día entero por delante.

Esa es la teoría de la cuchara en pocas palabras. Se ha convertido en parte del lenguaje común de las enfermedades crónicas y mentales en las últimas dos décadas, y mucha gente la utiliza como abreviatura: piensa «No tengo cucharas para esto».

También han aparecido otras expresiones. El término «neurodivergencia» para describir a las personas con trastornos mentales (como el TDAH, el trastorno del espectro autista, los traumas, la depresión, la ansiedad, etc.) es bastante nuevo desde hace aproximadamente una década. Del mismo modo, la palabra «neurotípico» se utiliza para describir a alguien que no experimenta estos problemas mentales.

A medida que se ha ido comprendiendo mejor el trauma y nos hemos dado cuenta de la cantidad de traumas que existen entre las personas con las que nos encontramos cada día, también han aparecido nuevos términos para referirse a ellos. «Trauma bonding» es una expresión que no había oído hasta hace poco, aunque existe desde los años 80 en un contexto diferente. Inicialmente, «trauma bonding» se utilizaba para describir los vínculos entre un maltratador y su víctima.

Desde entonces, la comunidad neurodivergente lo ha reutilizado para describir a dos o más personas que se compadecen y conectan por traumas vitales similares. He visto a personas que apenas se conocían traumatizarse por experiencias infantiles y crianzas traumáticas similares.

La prevalencia del TDAH y los trastornos del espectro autista también ha dado lugar a una serie de palabras y frases divertidas. «Estimulación», que es una frase que ha existido durante un tiempo, ha desarrollado una nueva vida como descriptor de movimientos o acciones repetitivas y calmantes que realizan muchas personas neurodivergentes. Piense en sacudir las piernas, hurgarse las uñas y las cutículas u otras actividades similares.

También ha habido un aumento en los juguetes estimulantes y similares para abordar esta necesidad motriz que muchos de nosotros tenemos. Piensa en juguetes inquietantes como los de silicona que imitan el plástico de burbujas. Muchos de nosotros también encontramos fidget toys en cosas mundanas, como las fundas para los dedos que algunos oficinistas utilizan para agarrar hojas de papel.

Lea también: ¿Qué Explica La Explosión Del TDAH ¿Por Qué?

Estos son sólo algunos de los términos que la comunidad neurodivergente ha inventado para describir sus experiencias. Hay muchos otros que hemos creado o reutilizado -pensemos en infodumping y juego paralelo- para describir nuestras necesidades, deseos y experiencias.

Es como cualquier grupo de personas con ideas afines que desarrollan su propio conjunto de términos relevantes para su nicho. Ya sean académicos, músicos, frikis de D&D o personas de cualquier campo de trabajo, la gente siente una necesidad instintiva de crear términos para describir sus experiencias compartidas. Queremos relacionarnos y crear un lenguaje común entre nuestros grupos es una buena forma de hacerlo.

Uno de los beneficios del lenguaje común neurodivergente es el hecho de que, para muchos de nosotros, solíamos sentirnos muy solos no hace tanto tiempo. Muchos de los que somos mayores pero fuimos diagnosticados a una edad temprana hemos experimentado sentimientos de estar solos en el mundo. La prevalencia de nuestra experiencia no era bien conocida.

Ahora, sin embargo, con redes sociales como TikTok, hemos encontrado y forjado comunidades de personas afines en un sentido muy literal: nuestros efectos y experiencias mentales compartidos nos hacen literalmente afines. Incluso quienes no están diagnosticados pero siempre se han sentido fuera de lugar pueden encontrar puntos en común con la comunidad neurodivergente.

Estas personas suelen ser diagnosticadas más tarde y descubren que sus experiencias eran en realidad el resultado de algo que tiene un nombre. Y, cuando llegan a nuestra comunidad, consiguen aprender términos que describen sus experiencias y descubren la alegría de descubrir todo un mundo nuevo que les comprende.

El lenguaje es algo fascinante para mí, y las palabras y frases especializadas que creamos para describir las cosas que experimentamos son tan interesantes. Tener un lenguaje común para las cosas que experimenta la gente de mi pequeño grupo puede ser muy liberador, ya que estas cosas que antes me parecían tan aislantes ahora tienen palabras que las describen y personas que experimentan lo mismo. Los humanos necesitamos cuantificar las cosas, describirlas y ponerlas en cajas, y tener una palabra para mis experiencias donde antes no había ninguna es liberador.

Espero que tengas la oportunidad de reflexionar sobre algunas de las palabras extrañas y aleatorias que utiliza tu grupo. Si tuviera que adivinar, hay un montón de palabras interesantes que otras personas no entenderían inmediatamente, lo cual es una característica muy interesante del lenguaje. Las palabras tienen poder, y poder describir experiencias compartidas puede reconfortar. Espero que encuentres consuelo en el lenguaje único que utilizas con tus grupos internos.

También puede disfrutar

Registrese Ahora

Tendra información actualizada de nuestro blog