“Deadbots” y hologramas: cómo la IA desafía a la muerte misma

l uso de inteligencia artificial (IA) para simular la presencia de personas fallecidas en forma de agentes conversacionales virtuales (a menudo denominados “deadbots”) plantea cuestiones éticas complejas. Deadbots, hologramas, agentes conversacionales… 

La creciente posibilidad de revivir virtualmente a personas fallecidas para aliviar el sufrimiento de las personas en duelo plantea numerosas interrogantes sobre el respeto a la privacidad y el consentimiento de la persona fallecida, el impacto emocional creado en los restantes seres vivos, el propio concepto de muerte o las preguntas indispensables. de la regulación de la IA.

Privacidad y consentimiento

Según algunos de los ponentes del 14º Foro Europeo de Bioética, es crucial determinar si la persona fallecida habría consentido este uso de sus datos en vida, y cómo respetar su privacidad incluso después de su muerte.

Grégoire Moutel, profesor de Medicina, Medicina Legal, Derecho Sanitario y Bioética , explicó: 

“Durante su vida, un paciente puede solicitar ser filmado o capturar su voz y otros recuerdos a través de herramientas de grabación digital. Sin embargo, esto plantea cuestiones sobre los derechos de propiedad de la imagen y el consentimiento. ¿Quién tendrá derecho a utilizar estas imágenes o palabras reconstruidas una vez que la persona haya fallecido?

Además, esta herramienta debería estar compuesta por recuerdos de la persona, pero ¿quién decidirá sobre estos recuerdos sino la propia persona fallecida? ¿Qué pasa si es alguien a quien no le gusta esta persona el que quiere reconstruir algo? Terminamos con una perversión de la imagen del difunto, una negación de sí mismo, por lo que si queremos una herramienta así, debe construirse con una ética que considere absolutamente los deseos del individuo fallecido.

Además, en algunos casos, no todos los miembros de una familia tienen el mismo vínculo con las personas fallecidas. Es posible que algunos miembros no hayan visto a estas personas durante años. Puede haber disputas sobre el entierro, la cremación, la donación de cuerpos a la ciencia, etc. En cuanto a la cuestión de los ‘robots muertos’, podemos enfrentar el mismo problema. Entonces, ¿no deberíamos anticipar en el testamento la cuestión de nuestra imagen post-mortem? Ya hoy se habla de cementerios virtuales o sitios mortuorios virtuales.

Creo que mañana tendremos que inventar una nueva ley en materia de legislación funeraria”.

Deuil scaled 1 ce2s
Impactos emocionales y psicológicos en las personas en duelo

El uso de deadbots puede tener un impacto emocional significativo en las personas en duelo. 
Puede ofrecer cierto consuelo a algunos, pero otros pueden percibirlo como perturbador o incluso psicológicamente perturbador. 
Según 
Fiorenza Gamba, socioantropóloga del IRS, Universidad de Ginebra :

“Los Deadbots plantean dificultades y, en algunos casos, pueden hundir a los que aún viven en la incapacidad de superar el duelo. 
Otros pueden considerar esta herramienta como un medio para despedirse de sus seres queridos que fallecieron de manera demasiado abrupta o a una edad temprana.
El duelo es una experiencia muy personal que sigue ritmos individuales, por lo que lo importante es garantizar que las personas vulnerables no estén expuestas al riesgo de quedar atrapadas por esta tecnología. 
Este es un aspecto importante que todos los esfuerzos por establecer una regulación de la IA deben tener en cuenta”.

¿Una nueva concepción de la muerte y el más allá?

Por otro lado, el uso de deadbots también puede influir en nuestra concepción de la muerte y el más allá. 
Puede alterar nuestra comprensión tradicional del duelo y la memoria del difunto. 
Grégoire Moutel, que dirige la cámara mortuoria del Centro Hospitalario Universitario (CHU) de Caen en Francia, destacó:

“En el imaginario colectivo la medicina forense está asociada a la medicina de la muerte. 
En medicina forense, a menudo decimos que «hacemos hablar a los muertos» porque reconstruimos una historia después de la muerte que no fue presenciada durante la vida de la persona.
Ya en el siglo XVIII, los practicantes del espiritismo ya hacían hablar a los muertos. 
No fue sólo un juego; 
Creyeron en ello y funcionó. 
En aquel momento ya se hacían preguntas: ¿Estas personas están torcidas? 
¿Están desconcertando la muerte? 
¿Y beneficia a los vivos?
Hoy debemos preguntarnos: en medicina existe lo que llamamos ‘duelo patológico’. 
Algunas personas irán al cementerio todos los días y se sentirán bien, mientras que otras irán al cementerio todos los días y no se sentirán bien. 
En última instancia, no es la herramienta la que nos hará sentir bien o mal, sino la naturaleza del individuo. 
Por lo tanto, debemos acompañar el uso de estos deadbots para que puedan adaptarse a cada persona, en lugar de prohibirlos porque, de todos modos, no tiene sentido imponer prohibiciones porque siempre habrá formas de eludirlas”.
forensics ce2s

¿La muerte de la muerte?

Didier Coeurnelle es transhumanista y copresidente de la Healthy Life Extension Society . Él explicó:

“¿Estas herramientas marcan la muerte de la muerte? La inmortalidad informática o virtual se puede imaginar de tres maneras:

1. La fusión del hombre y la máquina (que es el sueño de Elon Musk, crear algo que sea a la vez una computadora y un ser carnal con conexiones, sin envejecer ni sufrir).

2. La posibilidad de reproducir nuestra conciencia y ponerla en un soporte informático, para que podamos continuar nuestra vida en un ordenador; Algunos especialistas creen que esto es totalmente factible.

3. La tercera hipótesis sería tener seres virtuales que sean la continuación de seres físicos pero reproducidos en un medio informático, esencialmente tener seres virtuales que sean copias vivas de individuos fallecidos.

Toda IA ​​suficientemente avanzada es indistinguible de la conciencia. Algunas personas extremadamente competentes e inteligentes, especialmente en Google, ya creen que la IA es consciente… Si la IA nos permite vivir mucho más tiempo, con buena salud y sin enfermedades, ¿no es esto lo mejor que podemos esperar de esta tecnología?

Transhumanism ce2s
Responsabilidad y Regulación

Según los ponentes, en este contexto es crucial establecer regulaciones y directrices claras que regulen el uso de deadbots, garantizando la protección de los derechos individuales, la transparencia en su desarrollo y uso, así como la rendición de cuentas en casos de daño o abuso.

Maria Fartunova Michel , titular de la Cátedra Jean Monnet de EUBioética y profesora asociada de HDR en derecho público en la Universidad de Lorena/IRENEE, dijo:

“Existe una inseguridad jurídica en torno a la regulación de la IA que aún está en discusión. La realidad digital y la IA son ahora parte de la realidad de todos los ámbitos y, más que nunca, la exigencia de ley es necesaria”.

Según ella, frente a la promesa de AI de desafiar a la muerte, es importante recordar y mantener “la libertad de disponer del propio cuerpo después de la muerte”.

Pero ¿qué pasa con el estatus legal de esta persona virtual? Maria Fartunova Michel cree que «la IA debe conservar su estatus de ‘cosa’ y no estar ligada al estatus de ser humano». Según ella, todo este debate cuestiona la relación del individuo con la muerte y es una forma original de repensar la bioética en su conjunto.

Supermicrocirugía: más allá de la mano humana

Deja un comentario

Registrese Ahora

Tendra información actualizada de nuestro blog